A tan solo 40 años de uno de los descubrimientos más fabulosos de la historia: los sitios de hibernación de la mariposa Monarca, sus poblaciones han disminuido drásticamente.

Durante la década pasada las poblaciones de mariposa Monarca han disminuido drásticamente en Norte América hasta llegar en 2013 a la menor población en toda la década. Esta disminución refleja el deterioro en la calidad del ambiente de vastas áreas del continente y tiene graves consecuencias ecológicas y económicas. Debido a su complejo fenómeno migratorio, la recuperación de las mariposas Monarca y de la calidad ambiental de Norte América es la responsabilidad de todos los ciudadanos de Canadá, Estados Unidos y México.